Cocaine RPG

Plot/Ambientación



Moscú, Rusia.
Año 2012.

Entre lujosos coches deportivos, mansiones ó apartamentos costosos, pasando casi todas las noches en los clubes más exclusivos de la ciudad... Así es como vive la mayoría de los jóvenes de moscú. Ésos jóvenes a los que no les interesa nada y los que de muy poco se enteran.

Creen que su vida es perfecta, sin saber que en ocasiones, no pasan mucho de ser unos simples títeres, cuyos hilos son movidos por la fuerza de personas que tal vez ni siquiera conocen. Y que no está de más decir, jamás querrían conocer...

Porque no, no todo lo que brilla es un collar de tiffany's. También existen aquellos que, para mantener su posición social, deben recurrir a dañar a otros; a quién sea y de la forma que se les imponga. La ambición en rusia es grande, ¿ya lo sabías?

Y es que recuérdalo, amigo mío; querer estar en la cima del mundo y gozar de un máximo poder, puede llegar a ser tan adictivo como la droga a la que llaman cocaína.

+INFO

Consejos del Staff

1. El foro está optimizado para visualizarse mejor en el navegador Mozilla Firefox, así que si aun no lo posees, te sugerimos descargártelo desde aquí.

2. Se recomienda mantener el equilibrio entre personajes masculinos y femeninos. También recuerden que dada la poca demanda de chicos, un personaje masculino tiene más posibilidades de sobresalir (:

3. ¿Perdido? Entonces lee nuestra guía para nuevos usuarios haciendo click aquí.

4. Recuerda que si tienes una duda ó sugerencia, por más absurda que creas que sea, puedes consultarla sin problema alguno con cualquier miembro de la administración. Nosotros estamos aquí para ayudarte
¡Conéctate!
Nickname:
Password:
Recordarme en éste PC (?)
Es decir, que los datos de tú nombre de usuario y contraseña se queden grabados en ésta computadora para que así, en tu próxima visita no tengas que loguearte de nuevo otra vez.

Recuerda que por seguridad, ésta opción no es recomendable si estás conectándote desde sitios públicos en los tengas que compartir el PC.
»
¿Aún no tienes una cuenta? ¡Regístrate!
» Recuperar mi contraseña
Latest topics
» Well Below [Élite]
Lun Dic 10, 2012 3:47 pm por Invitado

» Mischief Managed [Elite]
Vie Ago 31, 2012 9:21 am por Invitado

» Registro de PB's / Face Claim.
Jue Ago 30, 2012 5:53 am por Jake Carter

» Pandemia Zombie {Afiliación Élite}
Dom Ago 19, 2012 8:47 pm por Invitado

» Skyla Bennett
Miér Ago 01, 2012 11:48 am por Skyla Bennett

» Registro de Nombres / Apellidos.
Miér Ago 01, 2012 11:37 am por Skyla Bennett

» Naufrage (Recién abierto) {ÉLITE}
Miér Jul 25, 2012 2:05 pm por Invitado

» Divergente Rol [Elite]
Miér Jul 25, 2012 8:05 am por Invitado

» Sea of Holes {Normal}
Vie Jul 06, 2012 1:44 pm por Invitado

About

Season/Settings

Actualmente nos situamos en el año 2012, ubicándonos específicamente en la bella ciudad rusa de Moscú. El clima de ésta primavera resulta ser variado; mañanas frescas y tardes/noches cálidas pero agradables. No se esperan temperaturas mayores a los 22°C, pero sí podemos contar con las ya muy habituales lloviznas que seguramente ocurrirán a lo largo del mes.

Staff

"The Bitch"

Enviar MPPerfil
Sören R. Scholz

Enviar MPPerfil
Katherine R. Swandersh

Enviar MPPerfil
Rockie M. Zwarts

Enviar MPPerfil
Viktor F. Vakhrushev

Enviar MPPerfil
Niëv A. Kôgaard

Enviar MPPerfil

Disclaimer

Las imágenes no nos pertenecen, lo único que nos acreditamos es la edición de las mismas para formar en conjunto el diseño gráfico del foro.

COCAINE es un rpg original basado en la anterior obra de la administración, So Dirty. La trama & ambientación pertenecen al respectivo staff del foro, al igual que todo el diseño gráfico del mismo. La información básica de cada personaje es propiedad de los usuarios y está prohibida su reproducción sin el permiso de éstos.

Cualquier plagio, ya sea total o parcial del contenido original que aquí se expone, será denunciado. Nosotros sabemos que "inspirarse" no está mal, pero si algo de aquí te llama la atención al menos notifícanoslo ó en última instancia, sólo da el crédito correspondiente. Por favor, sé original y no copies.
OTM

Los mejores del mes


CHICA.
SOON.


CHICO.
SOON.


PAREJA.
SOON.
Affiliates

LA CRÈME DE LA CRÈME

BROTHERS SITES




Photobucket

ÉLITE / VIP
Calapalooza! Panem Games The Afterlife Oblivion Image and video hosting by TinyPic Quimera Asylum Donec Mors Nos Absque Clash of Kingdoms Image and video hosting by TinyPic Titanic RPG Photobucket LoveDaze! Tour Ashley Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Another Brick In The Wall Foro rol Secrets Hurts



Comparte|

She is mine this night, boy. {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo
MensajeTema: She is mine this night, boy. {Privado} Jue Mayo 03, 2012 6:50 pm







She is mine this night, boy.


23:00 PM. Interior del Fight Club Local abarrotado.




Se movía como pedro por su casa en aquél sitio concurrido. Gente a la cual conocía, y también a la que no, y que esperaba que esa noche fuesen clientes los cuales pagasen bien, al venderles lo que llevaba en uno de sus bolsillos de la chaqueta. Esa noche llevaba al descubierto su cabeza rapada, no como otras noches que solía llevar algo que le cubriese el poco pelo que tenía ahí. Sus deportivas se arrastraban por el suelo del club, mientras que sus ojos ojerosos buscaban su próxima presa. Necesitaba la pasta para poder pagar el maldito alquiler de ese mes, ya que el casero estaba hasta los mismísimos de él y su poca gracia para pagarle. Ankêr siempre se salía con la suya, pero comprendía que lo mejor que podía hacer después de meses sin pagar, era intentar pillar pasta y así hacerle contento al jefe que le alquilaba aquél pequeño piso de mal agüero. Porque tampoco era un palacio, más bien una choza. Vivía bien, sí. Mejor que con su padre y hermano. Pero siempre estaba el problema del jodido alquiler y el pesado del casero. Menudo tío… siempre igual. “Págame o te echaré a la puñetera calle, moroso.” Le decía una y otra vez al chico. Ankêr, sin embargo, se pasaba sus palabras por el mismo forro del cinturón. No le asustaba el hecho de quedarse en la calle, ya que él prácticamente vivía allí, o bien en casa de sus amigos, pues se pasaba la mayor parte del tiempo con ellos, metiéndose de todo y fumando hasta no sentir los pulmones. Su vida podía ser una completa mierda, pero aun así, era feliz a su manera. Con sus vicios insanos y todo lo que eso conllevaba. Actualmente su trabajo era ir al club a vender su mercancía, o bien en los callejones. La policía no sabía de ese club, y si lo sabían, eran corruptos por lo que no decían nada a nadie.

Notó como una mano le tocaba el hombro, quedándose un par de segundos allí antes de que él se girase con un porro de marihuana entre los labios, y las cejas alzadas interrogativamente. Se tranquilizó al ver que era uno de sus amigos, y que los demás venían tras él. Le saludó con una de esas coreografías extrañas que solo ellos sabían hacer, y saludó a los demás con un gesto de cabeza y alzando la mano, mientras sonreía ampliamente. – Ya pensaba que no vendríais, capullos. – comentó pegándole un puñetazo amistoso al hombro de su compañero de juergas y demás cosas ilegales. – Iba a pegaros la bronca de vuestra jodida vida cuando os pillara. Palabra. – dijo achinando los ojos algo rojos a causa del humo del canuto que se estaba fumando. Ellos rieron entorno a aquella mesa en la que se habían sentado a tomar unos cubatas y unas birras. Faltaba algo. Y eso eran tías. Esa noche le apetecía estar con chicas también. Siempre y cuando no fuesen unas bombas, pues las feas nunca le entraban por los ojos. Podría tener amigas feas, y rellenitas, pero como rollo de una noche o relación, no. Debería robarle el corazón al instante, y eso era difícil si no le entraba por los ojos. Esos mismos que miraban ahora sus botas Dr. Martens de color negro. Sacudió la cabeza para apartar aquellos pensamientos que se colaron en su cabeza mientras uno de sus amigos explicaba algo referente a lo que le había pasado ese jueves.

Allí los sábados era un completo bombazo. Pues estaba todo a rebosar, y era increíble que tanta gente cupiese allí sin morirse asfixiado. Ellos habían cogido uno de los mejores sitios. Perfecto para intercambiar mercancía, o vender. Lo que fuese que ellos desearan hacer esa noche. – Tengo mono. – comentó de pronto al compañero que tenia a su lado y acto seguido se rascó la nariz algo inquieto. Necesitaba algo para el cuerpo, o esa noche no aguantaría una mierda. Siempre le pasaba lo mismo. Necesitaba coca para aguantar despierto y en forma toda la noche y madrugada. Luego en casa caía rendido, pero cumplir, cumplía. Y eso era lo que le importaba en realidad.




avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Vie Mayo 04, 2012 4:27 am


23:04 PM. Interior del Fight Club. Local abarrotado. Con Ankêr.


'The best nights are the unplanned.'


Una noche más, había quedado con las niñas. Una noche más, parecía una más. Pero, al entrar en el interior del Fight Club algo le descolocó. ¿Estaba abarrotado? Sí. Eso parecía. Quizás era una noche especial y ella no lo sabía, quizás habían organizado una pelea importante, quien sabe. El caso era que iban las chicas cogidas de la mano mientras jugaban a una especie de Come Cocos para llegar a la barra. Pisotones por aquí, empujanes por allá, caídas de copas por la ropa. Lo típico, la gente era muy salvaje en aquél lugar, suerte que ellas no eran demasiado quejicas. Zuma había estado esperando durante unos largos veinte minutos a sus amigas, bajo sus casas. Eran de lo mas tardonas. Se habían puesto sus mejores galas, pero ella por su lado, no. Zuma era rara hasta para ser coqueta. Su perfecto desaliño al vestir te hacía sospechar si se lo había preparado antes de salir de casa, y en realidad no era así. Siempre se ponía lo primero que pillaba, prefería la comodidad antes que cualquier otra cosa. Ahora, empezó a resoplar cual vaca rumiando. Que extraño, no tardó en aparecer el pesado, retrasado, de turno que no se da cuenta que molesta y se hace pesado. Por su lado, Zuma le sonrió con tono irónico e intentó esquivarle, aunque cuando lo consiguió, se dio cuenta que había perdido a las niñas. ¿Qué cojones...? Seguro que habían ido a retocarse al baño, o a saber. Lo malo es que las muy zorras no avisaban. – Ya os apañareis. – Susurró, casi pensando en voz alta, ya que a causa de la música jamás nadie hubiera escuchado nada de lo que dijo. Ni se le había pasado por la cabeza llamar por el móvil, cada una era mayorcita para hacer lo que quería. No se iba a poner en plan madre bajo ningún concepto.

Entonces, decidió hacer lo que le apetecía, disfrutar de su noche. Ya encontraría a las demás. Las luces intermitentes y de colores hacían que sus ojos claros se cerraran lentamente, haciéndole ver sombras desdibujadas. Dejó que la fuerte música se apoderara de su cuerpo y de su alma. Y así, empezó a bailar al ritmo de las canciones. Minutos antes, habían estado jugando a la Oca de los Chupitos -echa por ellas mismas- en casa de Carol, una de las niñas. No iba borracha, ni muchos menos, pero los sentimientos empezaban a florecer. Sus articulaciones se movían casi sin poder controlarlas, lástima que alguien le despertó de ese sueño cuando le pidió un cigarro. – No. No tengo. – Gritó a la oreja del muchacho, para evitar mal entendidos. Rodó los ojos he intentó volver a ese estado de paz, pero fue imposible. Entonces llegó el momento de acercarse a la barra nuevamente y pedir algo que llevarse a la boca, se empezaba a deshidratar a causa del calor, del ambiente sudoroso y del agobio de la gente. Sí. Efectivamente. El aire de ese lugar se componía entre sudor, tabaco y peste a marihuana. Aunque quizás mas que peste, era perfume de los dioses. Aquello último era muy relativo. Todo dependía de los ojos con que miraras, o mas en concreto, de la nariz con que lo olieras.

Después de haber luchado una pelea similar a los de la mismísima WWE, pudo hacerse con un trozo de barra. Zuma apoyó su cuerpo en ella y el bolso también. De ahí ya nadie la movía. Estuvo en esa posición aproximadamente diez minutos, con cara de perro y de pocos amigos. Aquellas camareras, la habían visto desde hacía rato y tan solo atendían a los chicos. – Petardas. – Mustio nuevamente. No era la típica que juzgaba a la gente por sus pintas, tampoco por sus actitudes... Pero esas tres se llevaban la palma: Falda de cinturón, top que dejaba poco a la imaginación, medias rotas y pelo de leona. Siempre había creído que era mejor insinuar, no enseñar. Si muestras la mayoría de tu carne, ya nadie tiene curiosidad por ver que hay mas allá. Pierdes el interés. Al final obtó por decirle al chico de al lado que cuando pidiera él, le pidiera también el suyo. De esa manera acabaría antes. – Quiero un Gin Tonics de Beefeater. – Le dio el dinero y espero. ¡BINGO! La petardilla numero uno les había invitado a un chupito, parecía de Vodka Negro, a Zuma no le gustaba porque se le solía quedar los dientes, la lengua y la boca en general negra. Pero no estaba en situación de hacerle ascos a un chupito. Brindaron y se lo tomaron. Zuma se despidió de él, aunque el muchacho parecía tener cuerda para rato. Ya coincidirían mas tarde. En aquél momento ella solamente pensaba en encontrar a las niñas, aunque eso era mas difícil que encontrar una aguja en un pajar.

¡SORPRESA! Se le había ocurrido mirar en las mesas, quizás se habían sentado por ahí. Pero no. A cambio de no estar ellas, adivinar, ¿quien había? Ankêr y los demás. Recordó nuevamente aquella escena vergonzosa, pero rió por lo bajo sin poder evitarlo. Decidió acercarse y preguntarles si habían visto a las niñas, aunque tenían pintas de estar un poco ciegos de... Lo que sea. Esos siempre salían a lo grande y como no, eran los responsables de ese olor a hierba.


Creado por EXTRAVAGANZA para Source Code

avatar

Ocupación : Estudiante, y en busca de empleo a media jornada.
Mensajes : 23
Reputación social : 76
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Vie Mayo 04, 2012 5:35 am







She is mine this night, boy.


23:20 PM. Interior del Fight Club Local abarrotado.




Su mano fue a parar a su cabeza rapada, frotándola con la mano abierta, mientras una sonrisa traviesa surcaba sus labios. Esos que con el tiempo habían perdido su color rosado a causa de las drogas que se metía en el cuerpo. Al igual que su piel, esa misma que ya no poseía el color moreno de antes. En su lugar había pasado a ser un color de lo más níveo. Además de que no solía ir ya mucho a la playa, pues siempre estaban todos reunidos en casa de alguien chutándose cosas nada saludables. La mano que frotaba su cabeza cayó sobre la mesa dando un pequeño puñetazo, casi provocando un accidente con los vasos de cubata. Pero ninguno se dio cuenta de ese detalle, y estallaron en carcajadas fruto de un chiste que él mismo acababa de contar. Así eran ellos. Vivian para divertirse. Para pasarlo en grande y dejar atrás todos los problemas que pudiesen llevar a cuestas. Solo esos problemas achacaban cuando se encontraban solos, sin los demás. Era comprensible, pues cuando la soledad se cernía sobre uno, era difícil espantarla sino tenías a nadie con quien hablar o reír. Eso le pasaba a Ankêr muchas veces, pero luego se ponía a dormir y todo volvía a ser mejor. Un poco mejor. Echó la cabeza hacía atrás, casi a punto de darse contra el respaldo de la silla estuvo, pero no fue así. Las risas se mezclaban con la música y el humo de los porros y tabaco que había allí dentro. No solo eso, pues el club también tenía un rincón para pelear como energúmenos. Pero en vez de hacerlo en la calle, lo hacían allí dentro. Allí todo era ilegal, y no por ello menos divertido, al contrario para los chavales. Los gritos de victoria y ánimo para los “concursantes” de aquellas violentas batallas campales, también se oían. Aquél lugar nunca sería bueno para un niño de papá o para una chica parecida a los ideales de una monja de clausura. Allí la gente sobaba y se dejaba sobar. Se peleaban casi a muerte, y fumaban y se metían de todo y más. Realmente el lugar no era nada agradable, no para la gente corriente y con dos dedos de frente, pero para Ankêr, era como estar en familia. En casa. O tal vez mucho mejor incluso.

Cogió su cerveza, pues él no había pedido ningún cubata o chupito, y bebió un trago largo. Al dejar la pequeña jarra de cristal con relieves alargados, y un asa resistente, giró la cabeza para mirar quien había por allí. Por si alguno de sus clientes más fieles estaba rondando en aquél lugar. Necesitaba vender droga, y prefería vendérsela a alguien conocido, y no a un desconocido que pudiese timarle. Aunque eso no le pasaba nunca, pues llevaba años metido en esa pequeña mafia de traficantes de droga. Sus ojos cansados vislumbraron entre la gente a una rubia teñida. Iba ciego, así que no la conoció al momento. Es más, después tampoco. Pero le pareció que aquella preciosidad le miraba a él. Y eso le dio pie a levantarse de la silla y acercarse, no sin antes llevarse el porro con él y la jarrita de cerveza fresca. Sus amigos ni se dieron cuenta, y si lo hicieron tampoco dejaron de conversar entre ellos. Parecían estar bastante concentrados, además de que ellos eran así, se piraban sin decir nada a nadie. Sus andares le llevaron hasta donde ella se encontraba. La gente le sorteaba a él, y no al revés, pues estos lo conocían y sabían el genio que se gastaba cuando estaba fumado. Además de que podía juntarse la borrachera que llevaba encima a más a más. Al llegar hasta ella, no pudo evitar sonreír de lado. – ¿Cómo una preciosidad como tú por aquí? – realmente iba ciego, pero es que el ambiente concurrido, la música extremadamente alta, y las luces tenues de allí no ayudaban mucho tampoco. Seguía sin darse cuenta de quien era ella. Hasta que al acercarse más para hablarle al oído ya que sino no podían comunicarse bien, la olió. El mismo perfume de siempre.

- ¡COÑO! ¡Pero si eres tú, Zuma! – exclamó abriendo los ojos y sonriendo ampliamente. - ¿Qué haces aquí? – le preguntó olvidándose de acercarse a su oído para que le oyese. Bebió de su cerveza y se limpió con el brazo. No se manchó la chaqueta pues esta se la había dejado en la silla en donde antes había estado sentado con sus amigos.




avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Vie Mayo 04, 2012 9:40 am

Zuma J. Kyström escribió:

23:22 PM. Interior del Fight Club. Local abarrotado. Con Ankêr.


'The best nights are the unplanned.'


Tal vez Zuma no se sentía como pez en el agua. Podía observar a su alrededor, y todo eran ojos de búho -como suele llamarle ella a la gente con pupilas dilatadas- mandíbulas desencajadas, risotadas malignas y cierta gente emparanoyada en alguna esquina. Cosa de drogas. El pan de cada día en Fight Club. Ella no era una clienta asidua, solamente se dejaba caer por ahí un par de veces por mes. Aquello era como ir a Ibiza, lo que ocurría en Fight Club, se quedaba en Fight Club. Al día siguiente, pocas veces recordaba la mitad de la noche, era como una amnesia absoluta, aquellas cuatro paredes tenían algo mágico. Solamente con entrar, notabas el olor inconfundible, ningún otro local de Moscú olía igual, imposible. Tal vez entrabas a las once de la noche, y cuando mirabas el reloj, ya eran las cinco. El tiempo pasaba volando, no se podía controlar. A Zuma le gustaba ese ambiente, quizás no era ni la mitad de enganchada que aquella gente, pero se sentía bien, cómoda y a gusto. Mas que nada, porque estaba harta de ir a los garitos de moda y que no la dejaran entrar por no ir vestida con X marca. Ahí se sentía ella, se sentía fuerte y podía disfrutar sin tener en cuenta las apariencias.

Sonrió de lado cuando vio acercarse a Ankêr. Le sorprendió, no se lo esperaba. Vamos, le gustó. Podía ver como la gente le dejaba paso, le hacían pasillo. Todo lo contrario que a Zuma, un asco. Cuando lo tuvo enfrente pudo escuchar unas palabras muy caballerosas salir de entre sus labios, y ella sonrió por compromiso, ya que no sabía del todo bien como actuar. Quizás la razón era que no se lo terminaba de creer, ¿le funcionaría aquello con todas? Se palpaba a distancia que Ankêr no estaba en su mejor momento, se atrevería a decir que quizás estaba en el momento más extremo del pelotazo. El ciego se lo podía notar a leguas y le costaba hablar, o tal vez era Zuma que no escuchaba demasiado bien a causa de la música. Ankêr y los demás provenían de la mesa mas alejada, dónde reinaba la penumbra y la... ¿Tranquilidad? Bueno, sí. No se bien, bien como describir aquél lugar. Tal vez tenía el clima perfecto para un par de camellos y gente desesperada por conseguir medio pollo.

Justo en el momento en que Zuma se acercó a darle dos besos a modo saludo, él gritó y se apartó ligeramente. Perfecto, ahora encajaba todo. Ankêr abrió los ojos como no lo había echo durante esos largos segundos, ¿quizás sorprendido? – Es que, ¿me confundías con alguien, pelón? – Dijo ella, orgullosa y rodando los ojos. Aquél bonito gesto que había tenido levantandose para saludarla, se había ido al garete. ¿La confundía? Malditas drogas, estaban empezando a pasar factura. Se hacía la ofendida, pero en realidad no era así. Zuma nunca se enfadaba, nunca encontraba motivos para ello, aunque le gustaba imitar ese estado de ánimo. Tal vez no le salía del todo bien, porque ya se empezaba a reír, enseñando su separación de los incisivos al mundo, y a Ankêr. Nuevamente, no escuchó lo que había dicho el muchacho, ya que la distancia que los separaba era crucial. Así que opto por soltarle un ligero -suave, tonto- bofetón en la mejilla y reírse nuevamente. – Sí. Soy yo. – Dejó un largo espacio de tiempo, mientras miraba mas allá de él, dónde estaban los demás chicos, que no parecían estar por la labor. Seguían ahí, con sus cervezas, sus cigarritos de la risa y alejados de lo que ocurriera mas allá. – Cuidado con lo que tomas, empiezas a perder la memoria. – Rió nuevamente, siguiendo la broma y le sacó la punta de la lengua, para que viera que se hacía la graciosa.


Creado por EXTRAVAGANZA para Source Code

avatar

Ocupación : Estudiante, y en busca de empleo a media jornada.
Mensajes : 23
Reputación social : 76
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Vie Mayo 04, 2012 10:13 am







She is mine this night, boy.


23:20 PM. Interior del Fight Club Local abarrotado.




Ankêr estaba en su salda allí dentro. Se le podía ver en la cara risueña que llevaba. No es que estuviese muy despierto, pues con esos ojos achinados por el humo y la irritación, y bueno, por el ciego que llevaba encima también, no parecía estar muy por la labor en nada. Pero había momentos en los que bien podía marcarse un baile al estilo Michael Jackson, que otros ni podrían hacer aun estando pedos y hasta arriba de marihuana. Así era su humor, su forma de ser, totalmente cambiante. Por culpa de las drogas comenzaba a padecer ciertas alucinaciones y bipolaridad. Algo bastante desagradable incluso para él, no solo para los demás. Pues bien podía ponerse agresivo de repente, o parecer un jodido vegetal. Ya se lo habían avisado muchas veces que las drogas no eran para nada algo de lo que estar orgulloso, pero él seguía enganchado como desde el primer día. O peor. Acabaría mal, muy mal. Y eso lo sabía él ya. Más no hacía nada para arreglarlo. No pretendía arreglar su vida, aun queriendo tener una mejor. Por eso estaba en aquél lugar donde la música cañera sonaba a todo volumen y las peleas estaban a la orden del día. Algún día tal vez se diese cuenta de que estaba tirando su vida por la borda. De que aquello, si él quería, tenía solución. De momento, prefería vivir la vida al límite. Y cuando digo al límite, digo al límite, pues así lo vivía todo él. Como si cada día fuese el último en la tierra. Carpe diem. Una de sus frases favoritas.

No pudo evitar soltar una carcajada, provocando que el líquido amarillo propio de la cerveza bailase a sus anchas dentro de la pequeña jarra de cristal. Esa la cual aferraba con su mano por el asa transparente. Mientras reía se movía de forma extraña, como si estuviese dentro de alguna atracción en movimiento. No, no se estaba quieto. No podía quedarse quieto, y menos cuando sentía ganas de gritar y moverse como un completo loco. – Joder tía, lo siento… - se disculpó y dio una calada al porro, expulsando el humo por la nariz y el restante por la boca. – Te juro por mi viejo que creía que eras una chavala que conocí en otro lado hace ya como un mes, creo… - Ankêr iba hablando, casi como si lo hiciese con él solo. No pretendía que Zuma le siguiese la conversación, pues la gente, cuando se daba el solito cuerda, pasaba de su cara un rato largo. Era así, hablador, pero siempre reservado con sus cosas. Podía decir mil cosas sin sentido y quedarse tan ancho. Se encogió de hombros. – Ya… se me va mazo la olla, pero bah. Que más da, hay que vivir la vida a saco. – de nuevo soltó otra carcajada. Pero esta vez porque le parecía que la camarera tenía dos globos como delantera, en vez de dos pechos, como podía tenerlos Zuma. Si, le molaban ese tipo de chicas, pero solo para una noche y ya. Normalmente se reía de ellas bastante, junto con sus amigos y colegas. – Flipa con las tetas de esa pava… - dijo entre risas. Dejó escapar un sus piro y volvió su atención a la joven que lo miraba con gracia. Dio otro trago a la cerveza y entonces se la tendió. - ¿Quieres? – alzó ambas cejas, esperando al respuesta de la chica. – Tranquila, estoy vacunado de todo. Hasta de esa enfermedad rara que hay en África. – aquello bien podía ser verdad, como bien podía ser una trola.

- ¿Has venido tu sola aquí? – le preguntó arrugando el ceño, interesado. – Mis amigos quieren compañía. – le comentó sin tapujos. No le importaba lo que ella pensase. Nunca le importó lo que la gente pudiese decir de él, a menos que le tocasen las narices. Entonces era cuando si se ponía furioso y se revelaba.




avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Sáb Mayo 05, 2012 2:13 pm

Zuma J. Kyström escribió:

23:43 PM. Interior del Fight Club. Local abarrotado. Con Ankêr.


'The best nights are the unplanned.'


Aquello era una selva, bienvenida a la pequeña jungla, tal vez la de cristal. Zuma cerró ligeramente los ojos. Ella creía que cerrando los ojos, al perder uno de los sentidos mas importantes y que describían mejor las cosas, tal vez se acentuaban los demás y escuchaba mucho mejor. Si crees en algo, se creará. Todo estaba en la palma de tus manos, creer y crear. También pensaba que en ocasiones las disculpas no sirven, ni el pedir perdón. Pero aquello ya era otro tema, que quizás ahora no era el de mas importancia. El muchacho empezó a hablar, a disculparse, a explicarle otra situación con otra chica... De ahí venía la confusión. Todo el mundo se equivoca, Zuma. No seas así. Aunque en realidad, tampoco quería pedirle explicaciones al muchacho, ni mucho menos, esa no era su intención. Ella abrió los ojos repentinamente como minutos antes lo había echo él, no seguía del todo bien la conversación. Dava la sensación que Ankêr empezaba a hablar, a hacer su propia monólogo dónde poco le importaba si Zuma daba su opinión o no. Podía llegar a un punto dónde le parecía escuchar una especie de radio, que la sientes, la oyes, pero quizás no la escuchas.

En realidad, conocía poco a Ankêr, pero ya había notado en alguna ocasión que cuando iba tajado de verdad, empezaba a hablar por los codos y tal vez decía cosas sin sentido. Cosas del pelotazo. Pero poco le importaba, ella se limitaba a sonreír y a seguir con su buen rollo habitual. Aunque parecía que él observaba a alguien mas allá y soltó un comentario, dónde Zuma solamente llegó a alcanzar la palabras 'tetas.' Hombres, y sus obsesiones. La chica se giró, y siguió la mirada de Ankêr hacía la dirección donde parecía ir destinada. Pero nada, solamente vio gente, y más gente. Le ofreció cerveza y Zuma negó con la cabeza. Se limitó a levantar su cubata a la altura de los ojos y brindó junto a él, por... ¿Una buena noche? – ¡Por el melocotón que vamor a pillar! – Le salió, sin apenas pensar y sonriendo. Aquello de 'salud' se solía decir en las cenas familiares, era un tópico un tanto absurdo y estaba demasiado visto. – Entiendo, yo también estoy vacunada en contra del sífilis, la malaria, o de lo que sea. – Dijo, sonriendo nuevamente, sin entender demasiado aquel úlitmo comentario. Le dio un trago a aquel vaso dónde el hielo se empezaba a derretir. Nunca podía evitar poner mala cara cuando empezaba a beber. Los primeros tragos le eran letales, luego ya... Se le pasaba y bebía como si se tratara de agua. Hizo una mueca extraña, sacando la lengua. Era muy expresiva, muy teatrera, muy payasa. Hasta quizás los ojos le brillaban como aquél que bebe coca-cola y tiene demasiado gas. ¿Que cojones? Nunca hay demasiado gas.

Siempre le salían comportamientos espontáneos. Para ella el contacto físico no tenía porque ir ligado, ni relacionado con el sexo, ni mucho menos. Así que reaccionó a su pregunta dándole un pellizco en el brazo. Parecía ejercer bastante presión, pero él no parecía inmutarse, ni mucho menos impresionarse. – He venido con las niñas. – Hizo una pausa, levantando un lado del labio superior y a la vez, la misma ceja en eje.No le gustó el tonito que elijó para dirigirse a ella. Quizás no debería darle mas importancia de la que tenía, pero era así de tonta y quisquillosa. Tal vez hasta la ofendió.. – Pero, tus amigos parecen bastante entretenidos. – Dijo, cambiando de tema. Ahí seguían, tarjeta en mano y rulo en la nariz. – Si buscas a putitas, las de la esquina. – Finalizó, enseñándole con la mirada la dirección dónde se encontraban. Estaban las típicas, perreando a cuatro patas y dándose por ahí. Zuma le sonrió nuevamente y afirmó con la cabeza. Se confundía. Aquella dichosa frase que rezaba 'las rubias son tontas' estaba muy vista, y no estaba de acuerdo con meterlas a todas en el mismo saco. Podía ser buena, podía ser bohemia, pero tenía los pies en el suelo y no caería a la primera de cambio.


Creado por EXTRAVAGANZA para Source Code

avatar

Ocupación : Estudiante, y en busca de empleo a media jornada.
Mensajes : 23
Reputación social : 76
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado} Sáb Mayo 05, 2012 6:33 pm







She is mine this night, boy.


23:20 PM. Interior del Fight Club Local abarrotado.



Brindó con ella por el pedo que iba a caer esa noche. Aunque él ya llevaba la fiesta encima, en realidad. Pero nunca estaba de más darle algo de caña. Bebió un trago largo, y así fue como la cerveza se acabó de su jarra. Y no se le ocurrió otra cosa que dársela a una que pasaba por allí, mucho más ciega que él y sus amigos juntos. Se sacudió las manos, y se encogió de hombros, dándole una calada al porro. - ¿Has visto que fácil ha sido? – comentó refiriendo a lo de la jarra de cerveza y esa chica. Sus amigos seguían pasando de él, y seguramente no se habrían dado cuenta de que él se había ido de la mesa en donde se encontraban esa noche. – Pues me alegro de que estés vacunada – le dijo aun siguiendo aquella conversación que él había empezado, y que en realidad podía ser mentira totalmente. Pero si la rubia le seguía el rollo, él no iba a dejarlo. – Nunca se sabe lo que uno puede pillar por ahí. – soltó un bufido y rodó los ojos. Aquellos que estaban más rojos que las mejillas de ella fruto del calor del local. Él tenía así los ojos por el humo. Y es que allí dentro nadie se salvaba de esos pequeños detalles que delataban luego el haber estado en un sitio así. Por esos muchas madres solían pillar a sus hijos cuando iban bien ciegos o habían estado de fiesta. Y para colmo, estos aun se empeñaban en mantener su mentirosa acaba en desastre después. Algo como “No, mamá, si es que hoy me quedo a estudiar hasta tarde en casa de un amigo.” Y otras frases hechas por el estilo que luego, naturalmente eran descubiertas. A una madre poco se le podía mentir. Lástima que Ankêr no la hubiese llegado a conocer. Lástima que ella hubiese fallecido en aquél tiroteo en donde no pintaba nada. Tal vez si ella hubiese estado allí con él, ahora no se habría tirado a las drogas.

Asintió cuando ella le dijo que había venido acompañada de sus amigas. Se había olvidado de que antes le preguntó si había traído a sus compañeras. Pero para no hacerla sentir mal, decidió asentir con la cabeza para darle a entender de que si, que sabia de lo que hablaba. Se quedó un poco desconcertado por lo que le soltó después. – Bueno, bueno… no hace falta que se pongas así. – le dijo alzando las manos, poniéndolas frente a ella, a la altura de su pecho. Miró hacia donde ella señalaba y entonces interpretó que ella estaba celosa. ¿Por qué pensó aquello? Ni idea. Tal vez por lo que había pasado la última vez. Ella le había visto el culo en todo su esplendor, consiguiendo que se ruborizase y que luego en toda la tarde no parasen de reír se de esa anécdota mientras ella se moría de la vergüenza. Pero era el ciego que llevaba encima además de la turca también lo que le hacia pensar cosas raras y montarse sus propias películas. Así que alargó la mano y cogió la de ella para bailar. La acercó a él con la mano en su espalda, la que aguantaba el cigarrillo y con la otra aun con la mano de ella agarrada. – Bailemos. Me apetece bailar. – le dijo al oído. Dicho esto, le mordió el lóbulo de la oreja sin preámbulos. La rubia le gustaba. La encontraba una buena chica. Divertida y diferente a las demás rubias. Además de ser un pivonazo, claro.

Ignoraba si ella se enfadaría con él, pero de mientras aprovechó para bailar con ella agarrado. Se separó un poco para poder dar otra calada al porro y fumar, luego volvió de nuevo a apoyar sus labios cerca del cuello de ella, enterrando así su rostro en el hueco del cuello de Zuma. - Hueles bien... - susurró dejando que su respiración tranquila impactara contra la piel de ella.




avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: She is mine this night, boy. {Privado}

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

She is mine this night, boy. {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

Temas similares

-
» EJERCICIO DE TIRO ANUAL A REALIZAR POR ESCOLTA PRIVADO» Estoy en un dilema (parto SS o Privado)» Cada escolta privado le cuesta a la DGA 5 veces más que uno de la Policía Adscrita» MALVINAS ARGENTINAS: CONDENARON A VIGILADOR PRIVADO POR CRIMEN DE DISCAPACITADO.» Se presentó "Fort Night Show"
Página 1 de 1.
Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COCAINE :: Tired of the big city :: Fight Club-
Cambiar a: