Cocaine RPG

Plot/Ambientación



Moscú, Rusia.
Año 2012.

Entre lujosos coches deportivos, mansiones ó apartamentos costosos, pasando casi todas las noches en los clubes más exclusivos de la ciudad... Así es como vive la mayoría de los jóvenes de moscú. Ésos jóvenes a los que no les interesa nada y los que de muy poco se enteran.

Creen que su vida es perfecta, sin saber que en ocasiones, no pasan mucho de ser unos simples títeres, cuyos hilos son movidos por la fuerza de personas que tal vez ni siquiera conocen. Y que no está de más decir, jamás querrían conocer...

Porque no, no todo lo que brilla es un collar de tiffany's. También existen aquellos que, para mantener su posición social, deben recurrir a dañar a otros; a quién sea y de la forma que se les imponga. La ambición en rusia es grande, ¿ya lo sabías?

Y es que recuérdalo, amigo mío; querer estar en la cima del mundo y gozar de un máximo poder, puede llegar a ser tan adictivo como la droga a la que llaman cocaína.

+INFO

Consejos del Staff

1. El foro está optimizado para visualizarse mejor en el navegador Mozilla Firefox, así que si aun no lo posees, te sugerimos descargártelo desde aquí.

2. Se recomienda mantener el equilibrio entre personajes masculinos y femeninos. También recuerden que dada la poca demanda de chicos, un personaje masculino tiene más posibilidades de sobresalir (:

3. ¿Perdido? Entonces lee nuestra guía para nuevos usuarios haciendo click aquí.

4. Recuerda que si tienes una duda ó sugerencia, por más absurda que creas que sea, puedes consultarla sin problema alguno con cualquier miembro de la administración. Nosotros estamos aquí para ayudarte
¡Conéctate!
Nickname:
Password:
Recordarme en éste PC (?)
Es decir, que los datos de tú nombre de usuario y contraseña se queden grabados en ésta computadora para que así, en tu próxima visita no tengas que loguearte de nuevo otra vez.

Recuerda que por seguridad, ésta opción no es recomendable si estás conectándote desde sitios públicos en los tengas que compartir el PC.
»
¿Aún no tienes una cuenta? ¡Regístrate!
» Recuperar mi contraseña
Latest topics
» Well Below [Élite]
Lun Dic 10, 2012 3:47 pm por Invitado

» Mischief Managed [Elite]
Vie Ago 31, 2012 9:21 am por Invitado

» Registro de PB's / Face Claim.
Jue Ago 30, 2012 5:53 am por Jake Carter

» Pandemia Zombie {Afiliación Élite}
Dom Ago 19, 2012 8:47 pm por Invitado

» Skyla Bennett
Miér Ago 01, 2012 11:48 am por Skyla Bennett

» Registro de Nombres / Apellidos.
Miér Ago 01, 2012 11:37 am por Skyla Bennett

» Naufrage (Recién abierto) {ÉLITE}
Miér Jul 25, 2012 2:05 pm por Invitado

» Divergente Rol [Elite]
Miér Jul 25, 2012 8:05 am por Invitado

» Sea of Holes {Normal}
Vie Jul 06, 2012 1:44 pm por Invitado

About

Season/Settings

Actualmente nos situamos en el año 2012, ubicándonos específicamente en la bella ciudad rusa de Moscú. El clima de ésta primavera resulta ser variado; mañanas frescas y tardes/noches cálidas pero agradables. No se esperan temperaturas mayores a los 22°C, pero sí podemos contar con las ya muy habituales lloviznas que seguramente ocurrirán a lo largo del mes.

Staff

"The Bitch"

Enviar MPPerfil
Sören R. Scholz

Enviar MPPerfil
Katherine R. Swandersh

Enviar MPPerfil
Rockie M. Zwarts

Enviar MPPerfil
Viktor F. Vakhrushev

Enviar MPPerfil
Niëv A. Kôgaard

Enviar MPPerfil

Disclaimer

Las imágenes no nos pertenecen, lo único que nos acreditamos es la edición de las mismas para formar en conjunto el diseño gráfico del foro.

COCAINE es un rpg original basado en la anterior obra de la administración, So Dirty. La trama & ambientación pertenecen al respectivo staff del foro, al igual que todo el diseño gráfico del mismo. La información básica de cada personaje es propiedad de los usuarios y está prohibida su reproducción sin el permiso de éstos.

Cualquier plagio, ya sea total o parcial del contenido original que aquí se expone, será denunciado. Nosotros sabemos que "inspirarse" no está mal, pero si algo de aquí te llama la atención al menos notifícanoslo ó en última instancia, sólo da el crédito correspondiente. Por favor, sé original y no copies.
OTM

Los mejores del mes


CHICA.
SOON.


CHICO.
SOON.


PAREJA.
SOON.
Affiliates

LA CRÈME DE LA CRÈME

BROTHERS SITES




Photobucket

ÉLITE / VIP
Calapalooza! Panem Games The Afterlife Oblivion Image and video hosting by TinyPic Quimera Asylum Donec Mors Nos Absque Clash of Kingdoms Image and video hosting by TinyPic Titanic RPG Photobucket LoveDaze! Tour Ashley Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Another Brick In The Wall Foro rol Secrets Hurts



Comparte|

✖ It seems we're so invincible. {Valhalla}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo
MensajeTema: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Jue Mayo 10, 2012 7:05 pm



"It seems we're so invincible


Valhalla K. FriedrichPiso13:40 PM

Aquella noche no iba a olvidarla tan fácilmente. Aun tenía todo muy presente en su mente, y el dolor de la herida sumado al dolor amargo y frío de la pérdida de su amigo era lo peor que podía caerle encima. En su vida había ya vivido momentos como ese, pero aun así, seguía fastidiando de igual forma. Eran apenas las dos del mediodía, y su estomago ya rugía pidiendo algo de comida. Lo mejor que podía hacer era irse a casa. Allí se haría cualquier cosa, aunque no sabía si iba a haber algo para llevarse a la boca y acallar los chillidos de la orquestra de su estomago. Se sentía cansado. Su cuerpo entumecido, pero aunque el mundo se le cayese en pedazos seguía manteniendo la misma cara de siempre. Con esas horribles ojeras surcando su níveo rostro. Se había olvidado de coger el pasamontañas del taller, pero eso era lo de menos. Sabía que Wâsh no iba a delatarle a pesar de todo. O eso esperaba, ya que a lo mejor había estado haciendo el paripé con él para sacárselo de encima o para no llevarse otro guantazo doloroso. Se miró inconscientemente la mano, y después resopló cual caballo. Había sido un completo gilipollas. Nunca tuvo intención de pegarle a ninguna chica. No era la primera vez, pero las otras siempre habían sido de broma, o bien porque de verdad se lo merecía. Pues ahora sabía que ella no se lo merecía como pensó en un pasado. Que ella tan solo quiso proteger lo que era suyo, al igual que él. Y bueno, ambos habían estado equivocados en la forma de actuar el uno con el otro. Porque ni él debió vengarse en el taller, ni ella debió darle aquél brutal golpe en la espalda, casi a punto de partirle la crisma.

No supo muy bien como, pero consiguió llegar a aquella choza a la que él llamaba hogar. Pues para él, cualquier piso o residencia, era mejor que su casa junto a su padre y hermano. Aquellos capullos que solo hacían que amargarle la jodida vida. Lo más seguro era que por la noche saliese a vender la mercancía. Pues tenían que comprar comida, ya que tampoco había mucha en los armarios del piso. No esperaba encontrarse a nadie allí dentro, pues creía que estarían cada uno por su lado, pero cuando abrió la puerta, el sonido de unos pasos y demás, le avisó de que solo no iba a estar ese mediodía. Por un lado bien, por otro no tenía ganas de ver a nadie. Cerró la puerta tras de si, para arrastrar sus pies hacia el comedor. Allí no vio a nadie, así que directamente se metió en su cuarto. Cerró la puerta de un portazo y se tiró en la cama, con cuidado de que la herida no se le abriese de golpe. No quería tener otro percance la verdad. Se quitó como pudo el calzado, y lo tiró por ahí, para subir los pies a la cama. No la había hecho aun, pero es que en realidad él no hacía su cama desde hacia muchísimo tiempo. Tal vez un mes entero. Su mirada se clavó en la pared, pues no quería ponerse del otro lado para que su herida no rozase nada más que la tela de su camiseta, manchada de sangre. Esa que no tenía intención de quedarse. No la quería.

Cerró los ojos lentamente, y respiró hondo. – Jodida vida. Jodidos todos. – susurró al aire, cansando de toda esa mierda. Necesitaba algo que llevarse a la boca, pero no le apetecía cocinar. Le daba mucha pereza levantarse de la cama, pues solo quería dormir y dormir para así olvidar, pues sabía que sino dormía, seguramente recurriría a las drogas como siempre. Pensó en las palabras de Nadia. En sus reprimendas, y eso fue lo único que de momento le frenó a la hora de levantarse e ir a hacerse una ralla de coca. Quien dice una dice más. Pues para él nunca era suficiente. La ventana estaba medio abierta, así que el sonido de los pájaros y el sonido del sol ardiente, entraba por esta. Por la rendija, al igual que una suave brisa.


avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Vie Mayo 11, 2012 10:05 am



"It seems we're so invincible


ANKÊR H. METZGENPiso13:50 PM

Muñecas. Esos artilugios de plástico, con una cabeza, dos brazos y dos piernas. Noventa, sesenta, noventa, las medidas perfectas. Creadas para entretener a las niñas pequeñas, muñecas que tenían una vida perfecta. Cirujana. Veterinaria. Surfera. Deportista. Pediatra. Profesora. Muñecas multifacéticas, las cuales intentaban romper el mito de que las rubias no eran tontas. Al parecer, la del anuncio que estaba viendo Valhalla, tenía una casa-furgoneta. Verde. Con microondas y todo. La morena se estiró en el sillón, en el cual se encontraba esparcigada, y ladeó la cabeza hacia la derecha. ¿Qué le veían las niñas a esas muñecas, más conocidas como Barbies? Por no tener, no tenían ni pezones. Ni vagina. Ni ombligo. Era publicidad engañosa. Las niñas, con aquellas muñecas, no aprenderían nada de anatomía. Y si pasábamos al Ken la liábamos. Ante todo cabía destacar el pequeño detalle de que no tenía pene. Normal que no necesitara ponerse calzoncillos. Y encima tenían unos abdominales bastantes pronunciados, abdominales que solo se veían en las más falsas de las películas. Normal que las mujeres crearan expectativas tan grandes respecto a los hombres. Y viceversa. Era fácil encontrarse con jóvenes sumergidas en el mundo de Mía y de Ana. Una lástima, la verdad.

La morena, cansada de ver solo publicidad, apagó el televisor, para después lanzar el mando por los aires. Una caída más no le haría daño. Cerró los ojos, suspirando, desde aquella posición. ¿Qué estaba haciendo con su vida? Esa pregunta tenía fácil respuesta: nada. El día anterior ya se había encargado el jefe del bar en el cual trabajaba de echarla, quedándose por segunda vez en lo que llevaba de mes sin trabajo. Lógicamente se iba a retrasar con el pago del alquiler, no tenía ni para tabaco. Tabaco. Valhalla chasqueó la lengua, un tanto fastidiada. No le quedaba tabaco, ni un mísero cigarro. Y de droga iba mal. Como aguante se daba cinco horas, seis como mucho. El suficiente tiempo como para conseguir más, ya fuera pastillas o cocaína. Abrió los ojos de golpe, el silencio de la casa la estaba amargando cada segundo más que el anterior. ¿Dónde estaba todo el mundo? Se incorporó, quedando sentada en el sillón, observando la casa de izquierda a derecha, con la nariz arrugada. Y volvió a suspirar, esta vez más fuerte que la vez pasada. Adoraba estar sola, para ella era uno de los mayores placeres del mundo, pero no aquel día. La casa se le estaba echando encima, las paredes se le estaban echando encima. Posó su mirada sobre la guitarra, la cual estaba apoyada contra la pared. Era preciosa, lo único bueno que tenía la casa. Negra brillante, reluciente, destacaba entre la mugre de aquel piso. Pero no le apetecía tocar, no le apetecía hacer nada.

Como si de un rayo se tratase, se levantó del sillón, dirigiéndose rápidamente hacia la cocina. Tenía dos opciones: drogarse o comer. Alzó la ceja, apoyándose contra el umbral de la puerta, observando la sucia cocina desde aquella posición. Optaría por la segunda opción, aunque pareciera casi imposible viniendo de ella. Aunque la duda de que hubiese algo comestible en aquella pocilga la estaba invadiendo. Con paso lento se dirigió hacia la nevera, abriéndola de par en par. Vodka, cervezas, dos huevos, jamón york, zumo de piña y un cartón de leche. ¿Cómo podían estar sin comida? La casa necesitaba urgentemente alimentos, pero sin dinero aquello era prácticamente imposible. Optó por lo sano, agarrando una cerveza y cerrando la puerta de la nevera de un caderazo. Y a la vez que se cerraba la puerta de esta, se abría la de la casa. Lo más seguro es que fuera un Mik hambriento, deseoso de encontrar algo de comida en la casa. La cabeza se asomó por la puerta de la cocina, rechazando la teoría de que fuera Mikkël. Era Ankêr, el cual no traía una de sus mejores caras. ¿Eso era… sangre? ¿Qué había pasado? Valhalla intentó detenerlo, pero era tarde. El cabeza bola se había encerrado en su cuarto. Y se preocupó. Dio media vuelta, dirigiéndose hacia la nevera de nuevo, sacando esta vez otra cerveza para completar el par. E inmediatamente fue rumbo al cuarto de Ank, tocando la puerta con el culo de la botella –Ank… –se quedó callada un momento, pensando que a lo mejor el rapado quería estar solo –¿Puedo pasar? –preguntó esta vez, intentando no parecer molesta para él. Por lo menos su medio día había cambiado, ya no se encontraba viendo anuncios de muñecos.



avatar

Ocupación : Música.
Localización : Nightmare.
Humor : Multipolar.
Mensajes : 101
Reputación social : 181
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Vie Mayo 11, 2012 11:13 am



"It seems we're so invincible


Valhalla K. FriedrichPiso13:40 PM

Estiró la mano hacía adelante, para rozar con la yema de sus dedos la pared que tenia frente a su ojos. No se había dado cuenta de que su compañera de piso, Val, si lo había llegado a ver a él entrar al piso. Ankêr solo tenía ganas de dormir y no despertar. Se sentía realmente vació por dentro, y por eso mismo no quería ver a nadie. Aun así, una parte de él si quería mimos. Si quería que le abrazasen y le hicieran cariñitos. Porque al fin y al cabo era persona, aun teniendo su orgullo. Comenzó a dibujar círculos con su dedo índice en el papel pintado de negro (por él mismo, en un arrebato de querer cambiar de color su cuarto), mientras notaba como la herida aun le dolía. Su camiseta seguía manchada de sangre, y la verdad, ni siquiera había pensado en meterla a la lavadora. Además de que tampoco podía permitirse lavar así como así, pues el agua y demás no se lo daban gratis, y él ya había lavado su tanda de ropa. En todo caso iría al baño y la lavaría allí. Dejó de dibujar cuando escuchó como llamaban a su puerta. Giró un poco el cuello, para mirar de reojo la puerta de la habitación. Esa misma en la que había pintado el signo de V de Vendetta en rojo, a juego con la puerta de color negro, al igual que las paredes. Era divertido ver como la puerta por dentro estaba pintada de negro, y por fuera de blanco. O como las paredes de su cuarto estaban adornadas con fotos de sus juergas. También con algunos posters de sus grupos de música preferidos, y la bandera de su país bien extendida. Patriotismo lo justo, eso sí. Pero siempre le hizo ilusión tenerla allí colgada. Dándole vida al color negro de su pared.

Oyó la voz de su compañera de piso, y dejó escapar un suave ronroneo. Al final se levantó de la cama, y se acercó a la puerta para abrirla, apoyándose en el marco de esta con la mano, aguantándola. Y con la otra en el marco de la pared. – Hey. – le medio sonrió. No quería preocupar a sus amigos, aunque tendría que armarse tarde o temprano de valor para contarles lo ocurrido, ya que ellos conocían a la mayoría de sus colegas con los que solía parar. Valhalla precisamente era buena amiga de Jonah, así que a Ankêr se le hacía más difícil contárselo a ella que a los otros dos. Que seguramente también les dolería, pero no era lo mismo. El pelón se mordisqueó la mejilla interiormente, en un intento de quitarse nervios de encima. - ¿Ya me has hecho la comida? – bromeó. Aun así no parecía muy animado, no como lo era siempre. Y más con Val. Con ella se llevaba muy bien, y por eso estaba contenta de tenerla como compañera de piso y no a una aguafiestas como lo eran muchas de su edad. Es más, ambos ya habían tenido más de un roce y no me refiero a unas caricias amistosas y ya, sino a algo más. Por eso se alegró de que fuese ella quien llamase a su cuarto y no otra persona. – Aunque no tengo mucha hambre… - mintió. En realidad no es que mintiese del todo. Ósea, su estomago si le reclamaba alimento, pero su estado de ánimo prefería que no fuese así.

Ankêr se separó de la puerta, y le dio la espalda para sentarse en el borde de la cama, con los brazos sobre su regazo, entre las piernas ligeramente abiertas. Levantó la mirada, clavándola en la de ella. - ¿No están los demás? – preguntó, pues tampoco es que hubiese observado si había alguien más por el piso pululando. – Luego me pondré con los platos sucios… - le dijo algo cansado. Se pasó la mano por la cara, haciendo una mueca al estirar ligeramente la piel, y luego dejó caer la mano de nuevo en su regazo, chocando con el otro brazo. – Hace mal día. – en realidad no. Pero él el sol que hacia esa mañana, lo confundía con la peor nube grisácea que pudiese haber existido jamás.


avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Vie Mayo 11, 2012 2:02 pm



"It seems we're so invincible


ANKÊR H. METZGENPiso13:50 PM

A lo mejor se había metido en una de sus tantas peleas. A lo mejor esa sangre no era de él. A lo mejor ya llevaba la camiseta manchada antes de salir del piso. A lo mejor tan solo se había cortado haciendo quién sabe qué. Valhalla barajaba todas las posibilidades, todos los motivos posibles para que la camiseta de Ankêr estuviera manchada. Y cada idea era más tonta que la anterior. Sí, lo más seguro es que se hubiera metido en una pelea, en una de sus típicas peleas. A lo mejor iba drogado, a la morena no le había dado tiempo para fijarse en aquello. Suspiró, con una mezcla de sentimientos en su interior. Impaciencia y preocupación, dos sentimientos que odiaba con todo su ser. Ank era un buen amigo de la morena, más era normal que ésta se preocupara. Suspiró, cuando de repente la puerta se abrió, mostrándose así ante los ojos de la morena un Ankêr, que para ella al menos lo era, desconocido. Valhalla no evitó mostrar su sorpresa abriendo los ojos, para después seguir todos los movimientos del rapado. Intentaba parecer un poco amigable al principio, y ella lo notó enseguida. Curvó media sonrisa. Sabía que si Ank quería, le podía contar que había pasado, pero ella no le iba a obligar ni a insistir.

–Ten –le dijo, acercándose a él mientras le tendía una de las cervezas que llevaba encima –Te aseguro que mejor beber eso que lo que hay en la nevera, que es nada –comentó, observando el cuarto de su amigo de reojo. Estaba tal y como lo recordaba desde la última vez que había entrado –aunque poco podía haber cambiado, no hacía tanto de aquello-. La morena no sabía muy bien qué hacer. Quería ayudarle, era su amigo, pero aquello no se le daba bien, estaba más que demostrado. Chasqueó la lengua, adentrándose aún más en la habitación, para al final colocarse al lado del rapado, sentándose en su cama. Arrugó la nariz, concentrándose en el abre fácil del botellín de cristal. Abre fácil los cojones. Le costó más de tres intentos conseguir abrir la cerveza, mientras escuchaba atentamente lo que su amigo la decía. Estaba mal, saltaba a la vista, a kilómetros se podía decir.

–No, no hay nadie más –contestó a su pregunta, fijando la mirada en la botella, para después pasearla por él. Y recuerdos vinieron a su mente, recuerdos de ellos dos, en aquella habitación. Besos, caricias, susurros, pasión, deseo. Un buen cóctel de sensaciones que hacían que sus encuentros terminaran siempre igual, sexo. Sensaciones que al fin y al cabo, conseguían que todas sus noches terminaran mejor que bien, quién lo iba a decir. Suspiró, llevándose la cerveza a la boca para después darle un trago mientras seguía escuchándole –Por los platos no te preocupes, siempre podemos decir que le toca a Mik –bromeó, curvando una de sus sonrisas, sonrisas que pocas veces salían a la luz, por no decir nunca. Odiaba sonreír, la morena pensaba que aquello simplemente era una pérdida de tiempo, un gasto de energía innecesario. Y en el fondo tenía razón. Ella tan solo se reservaba sus sonrisas para quién las mereciera, y poca gente se podía dar el gusto de percibirlas. –¿Qué dices? Hace un magnífico día. El sol reluce, los niños están jugando tranquilamente en el parque, los pájaros nos deleitan con hilo musical… ¿Qué más se puede pedir? –ironizó la morena, sin creerse ella misma aquellas palabras. A ojos de todos hacía un día perfecto, a ojos de ella hacía un día perfecto para quedarse en casa, para sacar su vena medio vampírica y esconderse de todo aquello que mostrara una pizca de felicidad. Decidió darle otro trago a su cerveza, volviendo a posar su mirada en el chico –¿Estás bien? –se atrevió a preguntar, esta vez con un tono más serio. No se le daba bien aquello, pero lo podía intentar.




avatar

Ocupación : Música.
Localización : Nightmare.
Humor : Multipolar.
Mensajes : 101
Reputación social : 181
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Dom Mayo 13, 2012 12:18 pm



"It seems we're so invincible


Valhalla K. FriedrichPiso13:40 PM

Alargó la mano para coger la cerveza que ella le tendía. No pensó en si ella le notaba extraño. Diferente ha como siempre solía estar. Ese aire bromista y juerguista había desaparecido casi por completo. No tenía ganas de nada, y por eso mismo no le salía ser el chico que era siempre. Valhalla no era tonta, y seguramente se daría cuenta tarde o temprano, y tal vez, comenzarían las preguntas. Aunque si eso sucedía, esperaba que no fuesen preguntas incomodas o agobiantes, pues tampoco quería ponerse nervioso y mandarla a freír espárragos. No le apetecía enfadarse con nadie, ya que se encontraba realmente cansado de todo. Abrió la cerveza, y le dio un trago largo, notando esta bajar por su garganta hasta el estomago. – Me jode no tener un puto duro para poder, como mínimo, llenar la nevera hasta rebosar. – se quejó, dándole otro trago a la cerveza. A este paso se la terminaría en dos segundos. La morena entró en su cuarto, dejando la puerta abierta, y sentándose a su lado, en la cama, como él. Observó como ella intentaba abrir el botellín, pero este al parecer se resistía. Aquello le causó cierta gracia, pero aun así no se mostro tan alegre como siempre, y tampoco hizo ningún comentario pedante para hacerla rabia y así empezar una discusión de niños pequeños. Que luego siempre acababan en risas y carcajadas. Val respondió a su pregunta, y se sintió algo más aliviado. No es que no quisiese que sus compañeros de piso estuvieran allí, pues ella era uno de ellos, pero prefería estar con poca gente. Aun siendo casi su hermano, Mik no podría darle ese cariño que una chica siempre solía dar en esos momentos de bajón absoluto. Porque sabía que cuando estaba así, Mik siempre recurría a las drogas y a los petas, intentado ambos evadir los temas serios. Porque para Ankêr también le era más cómodo eso que no afrontarlos.

El pelón medio sonrió, asintiendo con la cabeza. – Séh. Siempre y cuando no venga con los cables cruzados y tengamos que fregarlos nosotros. – En tareas de la casa, siempre estaban todos a una, por lo que problemas, problemas no había en realidad. A veces si es cierto que había ciertos piques, pero luego se arreglaban con un par de porros y unas risas. Captó la ironía de las palabras de su compañera de piso enseguida, pese a estar de bajón. Sí, ella y él se parecían en cosas, y eso haría la conversación menos estrepitosa. Notó la mirada de ella puesta en su perfil, mientras sus ojos miraban el botellín, con la cabeza gacha. Fue justo ahí, cuando ella preguntó que si se encontraba bien. Se pasó entonces la mano por la cara, como intentando quitarse el cansancio de encima. Hacia calor. Tenía calor. Y no sabía que hacer ni que decir. Solo le venía a la mente la imagen de Jonah cayendo a cámara lenta después del disparo. Después de que aquella bala entrase en su cabeza por el entrecejo. Al final, decidió echarle huevos al asunto. – No. – carraspeó, y alzó la mirada para luego girar el rostro y clavarla en sus ojos. – Ayer por la noche… - se humedeció los labios. – pasó algo, Val. Algo grave. Algo que… a nadie le hará ni puta gracia, porque no la tiene. Se mire por donde se mire, no la tiene…- negó con la cabeza, mirándola intermitentemente a los ojos. – Joder, que calor. – Y sí. Estaba sudando por la frente e incluso por la espalda. Así que dejó el botellín encima de su mesita, y se quitó la camiseta, sintiendo un ligero dolor en la herida, esa que aun tardaría en curarse.

Se quitó la camiseta, descubriendo aquél torso carente de abdominales, aunque para nada fofo. Tal vez un poco blanco, pero eso en verano siempre se arreglaba al estar todo el día fuera y sin camiseta. Dejó la camiseta manchada de sangre encima de la silla, esa que estaba repleta de ropa, y se paró frente a la ventana, mirando por ella y dándole la espalda a su amiga, con las manos en la nuca, entrelazando los dedos. – Vi como asesinaban a Jonah en el taller mecánico de aquella chica. – ella sabía lo que había pasado con Wâsh, así que seguramente se acordaría. – No sé que pasó. Pero entraron unos tipos y… - le pegó una putada a la silla, haciendo que esta se tambalease, y provocando que unas prendas de ropa se cayesen al suelo. Pero no intentó recogerlas, porque todo le daba igual.


avatar

Ocupación : Traficante de drogas.
Mensajes : 107
Reputación social : 259
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla} Mar Mayo 15, 2012 9:45 am



"It seems we're so invincible


ANKÊR H. METZGENPiso13:50 PM

Estuvo un buen rato, por no decir todo el rato, observando la boca de la botella de cerveza. Chasqueó la lengua, un tanto fastidiada por lo que había dicho de no poder llenar la nevera. No era su culpa que no tuvieran comida, habían tres personas más que vivían en esa casa, los cuales no aportaban mucho a esta. O al menos, Valhalla no aportaba nada. Nunca superaba la semana de prueba en ningún trabajo, así que pocas veces había recibido, al menos, unas míseras monedas. Pero, aunque la morena no llevara dinero a la casa, solía llevar alguna que otra cosa material a cambio. Cervezas, vodka, pechuga de pavo, queso… Lo que conseguía robar sin que la pillasen, que algo ya era algo. Iba a reprocharle a su amigo al decir aquello, pero decidió quedarse callada. No quería empezar una pelea -porque sabía que iba a pasar eso si ella le contestaba- en aquellos momentos. Y no pudo evitarlo, su mirada se fue directamente a la camiseta del rapado. Sangre. ¿De dónde demonios había salido esa sangre? Apartó la mirada, curvando una sonrisa ante lo que había dicho de su amigo. Alzó una de sus cejas, asintiendo con la cabeza. Si Mikkël venía con un cable cruzado, malo. Por su cabeza pasó la imagen del otro rapado chillando como un loco, quejándose ya que a él no le tocaba fregar los platos, pero aún así, lo más probable es que terminara por fregarlos. A regañadientes, pero los fregaría. Y todos aquellos gritos se calmarían con una cerveza, como si de un niño pequeño se tratase después de darle un caramelo por su pataleta. No pudo evitar curvar otra de sus sonrisas, tan características en ella, para después darle un amplio trago a la cerveza, ladeando la cabeza. Sí, aquella escena habría sido de lo más divertida, pero no para el cabeza bola.

Fuera bromas, la morena lo sabía. Observó cada gesto que realizaba su amigo, meticulosa, sin siquiera moverse. Parecía una estatua, de las típicas que se encuentran en el parque, las cuales no se mueven si no les das nada a cambio. En eso se diferenciaba la muchacha de las figuras: ella no estaba esperando nada a cambio. Al escuchar ese no, apretó inconscientemente la mandíbula. Notó la mirada de Ankêr fija en sus ojos, lo cual hizo que por la columna vertebral de la morena pasara una corriente. El pelo se le erizó. Estaba dudosa. No sabía si su amigo estaba bromeando o no. A lo mejor era una de sus típicas bromas. De mal gusto, todo hay que decirlo. Valhalla no era una chica a la cual le gustaran las bromas, o el simple hecho de reír, así que esperaba que aquello no fuese una broma. Y sin perderlo de vista, siguió los pasos del rapado. No, ella no tenía calor, todo lo contrario. Estaba pálida, Ankêr había conseguido preocuparla de verdad. Si aquello era una broma, no tenía ni pizca de gracia. Su amigo se deshizo de la camiseta, lanzándola junto al montón de ropa que estaba depositada encima de su silla. No pudo evitarlo, sus ojos recorrieron todo el cuerpo. Por fin sabía de dónde venía la sangre. El joven tenía una herida en el costado. La preocupación en Valhalla iba en aumento, y sus ojos pedían una explicación a gritos.

Aquel silencio que se había creado en la habitación, y en la casa me atrevería a decir, se rompió por el sonido de un botellín de cristal impactando contra el suelo. La cerveza que antes se encontraba en las manos de la morena, ahora se encontraba desparramada en el suelo. Después, soltó un bufido, para finalmente curvar una sonrisa un tanto irónica. No, estaba bromeando, y él sabía que a ella no le gustaban las bromas. Se levantó de la cama, se le notaban los nervios a kilómetros, estaba más que nerviosa –No tiene ni puta gracia, Ank. Pero va, me lo he creído, deja todo est… –él la cortó, no le dejó seguir. Abrió los ojos de la sorpresa, retrocediendo al ver la silla caer al suelo gracias a la patada que le había dado el rapado. No era broma, la morena se había percatado. ¿Por qué demonios habían ido al puto taller? Ankêr estaba más que obsesionado con ese tema. Y seguro que cuando fueron, ambos iban drogados. Jonah… No podía ser cierto. La morena conocía a casi todos los amigos de Ank, y con Jonah se podía decir que había entablado una amistad. Negó repetidas veces con la cabeza, intentando sacarse las palabras que había pronunciado su amigo. No, no era cierto. No podía ser cierto. Dio varios pasos hacia atrás, retrocediendo, hasta que su espalda chocó contra una de las paredes de la habitación. Estaba más que perdida, su mirada se quedó fija en el montón de ropa que ahora estaba esparcida por el suelo –No –musitó, y en su cabeza comenzaron a plasmarse imágenes. Imágenes peores que sacadas de la saga Saw, pues intentaba descubrir cómo podía haber pasado aquello. –No –repitió. Shock, estaba en shock.





avatar

Ocupación : Música.
Localización : Nightmare.
Humor : Multipolar.
Mensajes : 101
Reputación social : 181
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Ver perfil de usuario
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: ✖ It seems we're so invincible. {Valhalla}

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

✖ It seems we're so invincible. {Valhalla}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba
Página 1 de 1.
Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COCAINE :: Part of me :: Zona Residencial-
Cambiar a: